Emprendimiento

Cómo Saber si Eres un Emprendedor o No

Ser emprendedor requiere de ciertas cualidades y virtudes que no todas las personas tienen. Desde la creación del concepto startup, surgió la noción de que el tener una idea genial es suficiente para ser emprendedor e iniciar una compañía, pero la realidad es que el tener una idea brillante es apenas el inicio de un largo camino. Para saber si eres un emprendedor o no, debes contar con las siguientes características:

Amas lo que haces. Te apasiona y disfrutas el trabajo que realizas, sea el que sea. Cuando amas algo que haces, difícilmente te darás por vencido y un verdadero emprendedor nunca se rinde al primer tropiezo. Elizabeth Holmes, fundadora de la startup Theranos, dijo una vez en un congreso de emprendedores menores de 30 años de Forbes: “Te van a derribar una y otra vez, y vas a levantarte cada una de esas veces. Me han derribado muchas veces, y me quedó muy claro que esto era lo que quería hacer, y empezaría esta empresa más de 10,000 veces si fuera necesario”.

Arriesgas y aprendes a fracasar. Hay un viejo dicho que dice “el que no arriesga no gana”, pero emprender un negocio no es igual que las apuestas. La gran diferencia es que un verdadero emprendedor arriesga todo por su sueño, pero con una planeación bien cimentada. Es necesario contar con un plan de negocios en el cual debe reflejarse qué es exactamente lo que quieres y hacia dónde quieres ir, pero con la firme convicción de que ese plan puede modificarse en el camino y que, en ocasiones, algunas de tus decisiones no serán las correctas. “Para trascender debes estar dispuesto a fracasar, debes tener el coraje para perseguir tus objetivos aún con la consciencia de que puedes no alcanzarlos”, dijo Michael Bloomberg, el creador de una de las agencias de estadística e información financiera más reconocidas en el mundo.

Trabajas muy duro. Existen algunos genios que comienzan a crear una app como entretenimiento y se volvieron millonarios en poco tiempo, como Mark Zuckerberg, el creador de Facebook. Sin embargo, aun cuando Mark elaboró su red social desde su habitación en la Universidad de Harvard, invirtió muchas horas de tiempo en programarla y también contó con la ayuda de un grupo de compañeros. El emprendimiento requiere largas horas de trabajo y dedicación. Debes ser capaz de manejar tu propio horario y en muchas ocasiones debes olvidarte de descansar y ver a tus amigos y familiares los sábados o domingos.

Eres responsable y disciplinado. Existen muchos emprendedores exitosos que son irreverentes y extravagantes, pero todos ellos son similares en que son responsables con sus proyectos y guardan una disciplina para llevarlos a cabo. Si no cuentas con horarios bien establecidos durante el día y la semana difícilmente tu idea brillante verá la luz algún día.

Cuidas tu salud. Sin una buena salud, no puede lograrse mucho. Es necesario que un verdadero emprendedor cuide su cuerpo y cada uno de sus elementos, llevar una dieta saludable y de preferencia realizar un deporte de manera periódica. Un emprendedor siempre estará en constante contacto con inversionistas, socios, clientes, prospectos y colegas, y una mala salud daría una mala imagen ante ellos.

Sabes hacer networking. No se trata de caerle bien a todos o ser el alma de la fiesta, pero sí es importante relacionarte con todo tipo de personas en congresos y hasta en reuniones informales; escuchar a los demás y construir relaciones no solo de amistad, también para armar una red de socios y colaboradores para tu negocio. Un buen emprendedor siempre contará con una red de mentores, asesores, personas innovadoras y partners que serán parte del viaje.

Tags: