Productividad

La Capacitación como Parte del Desarrollo del Talento Humano

Anteriormente se esperaba que el empleado estuviera bien formado para realizar una tarea y nunca pasaba por la mente de los directivos capacitarlo, pues era responsabilidad del trabajador. Hoy eso ha cambiado, porque destinar parte del presupuesto en la educación de un colaborador es una inversión que se recupera a corto plazo.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que la capacitación provoca una mayor competitividad, la cual es una condición necesaria que se refleja directamente en la rentabilidad de una organización. La inversión en el desarrollo humano que una empresa hace, demuestra que valora y apuesta por sus empleados y un personal que se siente apreciado experimenta una mayor satisfacción hacia su puesto de trabajo, lo cual redunda en un mayor compromiso y lealtad.

La revista Forbes publicó en 2016 un interesante estudio realizado por la firma de consultoría Sintec, la cual analizó a 110 empresas mexicanas que cotizan en la Bolsa de Valores de ocho diferentes sectores industriales. Entre otras cosas, midió los esfuerzos que hacen las compañías en temas de recursos humanos y hallaron algo destacable: “Las organizaciones que invierten más de 5% de sus ingresos en capacitación en su recurso humano tienen en promedio un desempeño económico 80% superior al resto”.

Sin embargo, el estudio expone que únicamente 20% de las empresas analizadas invierte más del 5% de sus ingresos en programas de capacitación (7.8% en promedio). El 80% de las empresas restantes, invierten en promedio 1.5% de sus ingresos en esos programas. Es recomendable que el director de recursos humanos en conjunto con el director de la compañía y el director de finanzas se unan para diseñar programas de formación para empleados. El formato puede establecerse en cursos presenciales o mediante el e-learning, en el cual el empleado destina ciertas horas a la semana o al mes para capacitarse vía internet. Algunos beneficios serían los siguientes:

Optimización del presupuesto
Al optimizar los recursos, se puede lograr un ahorro de hasta 70% de inversión en la capacitación, la cual tendrá un retorno de inversión en un corto y mediano plazo.

Bienestar laboral
La implementación de estrategias de formación, fomentan la integración de los trabajadores con los directivos y un mejor clima laboral.

Especialización
El dominio del área y las bases de conocimiento necesarias crean personalidades más seguras y eficientes.

Productividad
La inversión en estos métodos se refleja con el aumento de productividad de los empleados, ya que habrá un notorio conocimiento de las funciones, una cultura organizacional clara y mejor estabilidad laboral.

Tags: